Habéis dado el gran paso y los anillos de compromiso ya lucen en vuestras manos, el vínculo se refuerza. Ahora llega el momento de celebrarlo rodeados de vuestros seres especiales y disfrutar de un día único en la historia de vuestras vidas. Así comienza la cuenta atrás de ese maravilloso proceso, aliñado con más o menos nervios, llamado organización , donde el primer paso es sin duda fijar la gran fecha.

Cada vez más la tendencia de los últimos años es personalizar las celebraciones convirtiendo el enlace en un evento original, incluso en una gran fiesta tematizada, por eso muchas parejas deciden huir de las fechas corrientes y buscar temporadas atípicas como son los meses otoñales e incluso invernarles. Sin duda existen varías e importantes razones por lo que hacerlo:
 
La más importante de todas, la cuestión económica. En temporada baja las partidas de contratación, que no son pocas, son indudablemente más llevaderas. Salones, orquestas, djs, catering, vehículos, animadores, monitores e incluso vestuario, son durante esos meses más que rentables. Se puede ahorrar un buen pico, incluso pueden serlo más si os decidís por un viernes o un domingo, en vez del típico sábado de boda.
 


foto blog

 
A parte del tema económico existen otras muchas ventajas.

Desde el punto de vista de los invitados celebrar el enlace fuera de la época estival significa que prácticamente asistirán todos, ya que el hándicap de la falta de asistencia por encontrarse ausente por vacaciones es casi nulo.

¿Y qué decir de la estética? las bodas en invierno tienen un toque más sofisticado, más cálido y por supuesto más glamuroso. Desde elegir grandes vehículos de alta gama para tu llegada a la ceremonia o al banquete, escoltado por chóferes con abrigos, hasta decorar con hogueras, cortinas de bombillas, plantas o flores de temporada.

El vestuario en esa época también puede convertir la celebración en un encuentro elegante, no sólo por los trajes de temporada de mujer donde cabe casi de todo, sino que también se puede dar juego al vestuario masculino aportando diferentes tipos de etiquetas, desde un esmoquin hasta un frac, o incluso un spencer (todo se puede alquilar),¿y por qué no?

¿Quien dice que esa vestimenta sobria combinada con algún color no puede dar un carácter más divertido al evento?, démosle a la imaginación. Ah! ¿y qué me decís de un traje de novia de invierno? Todo adquiere otra dimensión, hasta la luz de las fotos.

Para finalizar también podemos disfrutar de una gastronomía peculiar, el menú puede ser protagonista. Para un día tan especial se pueden tener detalles que conviertan el banquete en parte de la decoración, donde el rojo y la pasión acompañen en todo momento. Los vinos pueden ser espumosos rosados o por supuesto tintos, serán un acierto. Fresas de temporada, carnes, brasas, parrillas e incluso unas buenas ensaladas para acompañar con tomates y vinagretas de frambuesas. Podemos finalizar con una gran barbacoa o mejor aún con unos churros con chocolate caliente… todos estos elementos pueden convertir vuestro día en una celebración con carácter rodeada por el calor de vuestros familiares y amigos.

Desde nuestro catering Esencia Eventos con Alma , disponemos de un equipo de creativos y decoradores sumados a un experimentado elenco gastronómico, con suficientes infraestructuras para llevar a cabo vuestro sueños y convertir vuestra celebración en una auténtica fiesta, diferente y con éxito garantizado. Ponte en manos de profesionales, no lo dudes.

Agradecer a los autores de las fotos y/o páginas web que ilustran este post: www.clasicosdelujo.es; www.labellecarte.com; www.decofilia.com; www.hispabodas.com